Los pluses de distancia y transporte, y de mantenimiento de vestuario, deben pagarse en proporción al tiempo trabajado

En noviembre de 2010, la empresa Securitas Transport Aviation Security, S.L. —dedicada a la seguridad de aeropuertos, aerolíneas y de otros negocios relacionados con la aviación—, se subrogó en el contrato de dos trabajadoras procedentes de otra empresa del sector. Esta empresa, su anterior empleadora, siempre les había abonado los pluses de distancia y transporte, y de mantenimiento de vestuario, de forma íntegra a pesar de que las trabajadoras tenían su jornada reducida. La nueva empresa, que no compartía el criterio de la anterior, comenzó a abonarles esos complementos de forma parcial, en proporción al tiempo trabajado por ambas trabajadoras, que no tardaron en demandar a su empleadora para exigir el pago completo de los pluses.    

La cuestión ha discurrido durante los años por los juzgados de instancia de Madrid y por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad, hasta que finalmente ha sido resuelta por el Supremo en su Sentencia del pasado 22 de marzo. En ella, el Alto Tribunal ha optado por dar validez al criterio de Securitas por razones de «seguridad jurídica y homogeneidad».

Para ello, el Supremo reutiliza el argumento de su Sentencia de 15 de septiembre de 2006, en la que se discutía un tema similar: la duración de un permiso de dos días para trabajadores contratados a tiempo parcial. Entonces se dijo que, incluso cuando «el Convenio no especifique nada en orden a la extensión del disfrute y a la razón de ser del permiso, no significa, como se entiende en la sentencia recurrida, que haya de aplicarse sin más el principio de igualdad en términos absolutos, porque, […] ese silencio no ha impedido que se haya aplicado la regla de la proporcionalidad en cuanto a los salarios y a los otros derechos que por su naturaleza sean medibles, y no aplicarlo por el contrario a aquellos otros derechos (como la ayuda de escolaridad, minusválidos, seguro de vida y de accidentes etc.) que por su naturaleza indivisible se le reconocen en plena igualdad con los trabajadores a jornada completa».

Este argumento, en suma, abre la ruta de que los derechos retributivos que puedan medirse en relación al tiempo de trabajo (como el salario), también sean compensados también de forma proporcional, incluso cuando las normales legales y convencionales no digan nada al respecto. La clave de esta conclusión, según el Supremo, es el artículo 12.4 d) del Estatuto de los Trabajadores. Según este precepto, los trabajadores a tiempo parcial tienen los mismos derechos que los trabajadores a tiempo completo, pero esa regla general debe tener, por lógica, «las excepciones que a continuación señala el precepto, al disponer que «Cuando corresponda en atención a su naturaleza, tales derechos serán reconocidos […] en función del tiempo trabajado»; […] el disfrute de todos los derechos habrá de guardar la necesaria correspondencia con la duración de la jornada».

El Fallo de la Sentencia es una victoria para Securitas, pero su alcance va mucho más allá, e indica el camino a las numerosas empresas que todavía abonan estos pluses de forma íntegra. Para todas ellas, la nueva doctrina del Supremo no podría ser más clara. «La esencial igualdad de supuestos contemplados determina que la anterior doctrina sea también de aplicación a la cuestión que se dirime en las presentes actuaciones por razones de seguridad y homogeneidad jurídicas […], no solo en cuanto al plus de vestuario sino también en cuanto al de transporte».



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies